background
embarazo

Seguimiento en el Embarazo. Una apuesta segura

La alimentación juega un papel importante en el curso del embarazo, afectando a la salud de la madre y al desarrollo del feto.
Además, puede afectar incluso a la salud del bebé en su etapa adulta.

Cada vez más investigaciones y estudios apoyan los beneficios de la ingesta de suplementos ácidos grasos Omega 3, en especial EPA y DHA, durante el embarazo y la lactancia, para entre otros beneficios prevenir las alergias y enfermedades respiratorias del bebé, o mejorar sus facultades mentales y cognitivas.

El embarazo comprende procesos fisiológicos de crecimiento y desarrollo del bebé y cambios fisiológicos, metabólicos y morfológicos de la mujer embarazada.

Hay unas adaptaciones fisiológicas y un aumento generalizado de las necesidades nutricionales, y para ello es necesario:


Cubrir las necesidades nutricional de la mujer embarazada
Cubrir las necesidades extras de formación del bebé
Preparar al organismo materno para el parto
Asegurar el almacén de grasa para la lactancia

Adaptaciones fisiológicas del embarazo

Cambios Hormonales:
Aumento de la progesterona: lo que implica una relajación de la musculatura del tubo digestivo, que conlleva las típicas molestias del embarazo, tales como estreñimiento, náuseas, etc.
Cambios Metabólicos:
Aumento del metabolismo basal y una menor actividad física
Aumento del aprovechamiento de nutrientes
Aumento de la insulina, lo que favorece el almacenamiento de grasa, sobre todo durante la primera mitad del embarazo
Aumento de la disponibilidad de glucosa y ácidos grasos.
Cambios Digestivos:
Aumento del tiempo de vaciado gástrico y del tránsito intestinal, lo que conlleva una mayor absorción de agua y por tanto produce el estreñimiento, tan frecuente en éste estado fisiológico
Digestión y absorción más eficaz
Relajación del cardias, lo que lleva a pirosis, reflujo…, sobre todo durante el último trimestre, llegando al punto de ser necesaria el tratamiento farmacológico de los síntomas
Pérdida de tono muscular del esófago, que produce náuseas y vómitos
Aumento del apetito
Cambios Renales:
Micciones más frecuentes
Disminuye la excreción de calcio, ya que éste es necesario para la formación del esqueleto del bebe
Acumulación de líquido extracelular, que produce edema
Aumento de la sensación de sed
Aumenta:
El volumen de sangre (más o menos en un 50%)
Frecuencia cardiaca
El tamaño de las glándulas mamarias
La sensibilidad en las encías (epulis)

Le ofrecemos

Un seguimiento nutricional individual a lo largo de todo el embarazo, trabajando en paralelo con su ginecólogo, con los objetivos de:


Controlar el peso de la madre durante los nueve meses.
Promover el máximo potencial de las facultades del bebé, potenciando su sistema inmunitario, capacidades mentales, fortaleza física…

Formulario de Contacto