background
tratamiento dermatosis dermatitis

Disbiosis y Candidiasis Intestinal. Desequilibrio intestinal

Una disbiosis es la alteración del equilibrio y de la proporción entre las diferentes especies de microorganismos de la flora.


Las cándidas son un grupo de levaduras que forman parte de nuestra flora intestinal que disponen de gran facilidad para reproducirse de forma rápida y aumentan su proporción en el total de microorganismo de la flora. Cuando esto sucede, nos encontramos delante de una candidiasis, una infección de esta familia de hongos (micosis).

tratamiento candidiasis

En los últimos 10 años los casos de Candidiasis han pasado del puesto número 10 al tercero en el ranking de hongos detectados en un hemocultivo, con un aumento de la enfermedad en los últimos 10 años, según algunas estadísticas del 469%.

Las infecciones por cándidas suelen diagnosticarse fuera del intestino (candidiasis vaginal, en la boca, en la piel,…), cuando ya no pasan tan desapercibidas. Actualmente, se acepta que tienen un origen intestinal.

Habitualmente aparece primero la micosis a nivel intestinal pero no suele ser detectada por la variabilidad de los síntomas y por la escasa probabilidad de que nos soliciten un análisis de heces ante estos síntomas diversos. A esto se le une la dificultad de su detección a través de análisis; incluso el mismo análisis de heces puede dar negativo ya que las cándidas tienen capacidad para adherirse fuertemente a la propia pared del intestino.

Las candidiasis son tratadas a día de hoy en la mayoría de casos como una infección localizada (antimicóticos vaginales en crema, antifúngicos orales…) y no mediante un tratamiento global del paciente.

tratamiento disbiosis

Cuando la flora intestinal dispone de un equilibrio entre las especies que la forman, las más beneficiosas para el cuerpo consiguen mantener bajo control las cándidas y otras especies de microorganismos. Cuando se rompe este equilibrio entre especies de la flora, hablamos de disbiosis, siendo la candidiasis un tipo de disbiosis habitual, que afecta a muchas personas y que repercute en la aparición de un gran número de síntomas muy variados que pueden afectar a varios sistemas y órganos.

Las candidiasis puede ser consecuencia de muchos factores pero se desarrollan habitualmente en situaciones en las que el sistema inmune está deprimido, aprovechando este momento para la proliferación y el contagio.

Uno de estos momentos más vulnerables es cuando la persona se ha sometido a un tratamiento antibiótico, que termina con parte de la población bacteriana de nuestra flora (desequilibrio de la flora). A las cándidas, igual que a otros hongos, no les afectan los antibióticos y dejan de estar bajo el control de otras especies, pudiendo aprovechar el espacio libre dejado por éstas.

La dieta es otro de los factores que facilitan el desarrollo de las candidiasis. La dieta actual se caracteriza por dos condiciones:

La carencia de ciertos nutrientes (vitaminas, ácidos grasos poli-insaturados,…) importantes para el desarrollo de un sistema inmune fuerte y una flora eficiente.
Y ser dietas ricas en azúcares, que provocan reacciones de fermentación que permiten la proliferación de levaduras y bacterias saprófitas.
tratamiento disbiosis y candidiasis

Los síntomas suelen ir progresando, de aquellos más leves a los más molestos y evidentes y no tienen un orden de aparición igual en todos los casos.

Los principales síntomas son:

Distensión abdominal.
Diarreas y/o estreñimiento.
Digestión pesada / ardor de estómago.
Gases y flatulencias.
Picor anal.
Afonía.
Lengua blanca.
Ansiedad por comer y deseo de comer carbohidratos (dulces, pasta, pan,…), en muchas ocasiones llegando a despertarse por la noche.
Insomnio, dificultad para conciliar el sueño, sueño no reparador.
Malestar general, fatiga, cansancio crónico (especialmente por las mañanas).
Debilidad general y dolores crónicos de articulaciones, músculos,…
Nerviosismo, irritabilidad, pérdida de memoria.
Dolor de cabeza, migraña, trastornos en la vista,…
Depresión, ahogo, mareo,…
Irritaciones cutáneas, fragilidad de uñas.
Picores y molestias en ojos, nariz y/o oídos.
Alergias, intolerancias a alimentos y a ciertas sustancias químicas (jabón, detergentes,…).
Infecciones repetitivas de nariz/boca (congestión nasal, resfriados,…), vaginitis y molestias vaginales (picores, irritaciones, heridas, síndrome premenstrual, …), prostatitis.

Le Ofrecemos

Determinar las causas y gravedad de su desequilibrio intestinal y de mucosas.
Planteamos un tratamiento en tres fases:
Fase inicial: Mejorar la permeabilidad intestinal.
Segunda Fase: Debilitar las colonias de Candidas.
Tercera Fase: Repoblar el intestino con Flora Intestinal Beneficiosa
El tratamiento natural de la candidiasis precisa un abordaje general de la patología y suele ser un proceso largo y difícil para los pacientes. Es necesario modificar ciertos hábitos diarios (reducción de estrés diario, realización de actividad física y cambios en la dieta) siendo conscientes que cuanto más cambios logremos introducir, más rápido y eficaz será la solución del problema.
Tratamiento de apoyo con Biorresonancia.

Formulario de Contacto